Facial

RINOPLASTÍA

Actualmente, la cirugía estética de la nariz tiene como objetivo no sólo mejorar su apariencia estética sino también mantener su naturalidad, en contraste con la apariencia de las cirugías estéticas antiguas, en las cuales las narices respingadas con puntas finas eran bastante usuales. Afortunadamente, las técnicas actuales permiten obtener resultados naturales de una manera uniforme.
Los resultados de la operación dependen del tipo de nariz preexistente. En una nariz con piel normal y cartílagos normales, los resultados de una operación son excelentes. Los beneficios de una intervención en una nariz de piel gruesa con cartílagos finos son menores.

Para que el paciente tenga expectativas claras y reales sobre los futuros resultados de la operación, la Clínica de Cirugía Plástica y Estética Kirshbaum utiliza el procesamiento de imágenes, método que consiste en ingresar la imagen del paciente en un procesador y cambiar la forma de la nariz. De esta manera, podrá visualizar, en la pantalla, los beneficios y limitaciones de la intervención.

Luego de una operación de Rinoplastia, el paciente permanece descansando, por dos a tres horas. Luego puede optar por quedarse en la Clínica hasta el día siguiente o retirarse a su casa.

Antes de dejar la Clínica se coloca un yeso en la nariz del paciente, que debe conservar seis días y un tapón, en una de las fosas nasales, el cual se extraerá al tercer día. Normalmente, el retorno al estudio o al trabajo es luego de siete días después de la operación.

RINOPLASTÍA SECUNDARIA
Son intervenciones realizadas en narices operadas previamente, que pueden tener desde defectos leves a severos. Estos últimos generalmente se realizaron con técnicas antiguas o por no especialistas. Las técnicas actuales, en su gran mayoría, permiten corregir estos defectos.

 

Preguntas frecuentes
Separe una cita